Bienvenidos a México
Está en: Inicio » Estados de México » Chiapas » Himno

Himno del Estado de Chiapas

El Himno a Chiapas fue cantado, por primera vez, el día 08 de diciembre de 1913, en la fecha de inauguración de los festejos cívicos denominados “Día Unión de Chiapas”. Ese día, un grupo de alumnas de la Escuela Normal de Señoritas, acompañadas por las bandas de música del Estado y del Batallón N°30 de Infantería, entonó la composición ganadora de la convocatoria realizada por la Gobernación del Estado y cuya letra fue escrita por el poeta José Emilio Grajales y con arreglos musicales del maestro Miguel L. Vasallo.

De esta manera el Gobernador del Estado, el General Bernardo A. Z. Palafox, hacia el llamado a la reconciliación entre los chiapanecos con la finalidad de lograr la paz y la unión, luego de los trágicos acontecimientos de 1911 por la disputa de la sede de los poderes del Estado entre las ciudades de San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez.

El Himno a Chiapas es entonces un llamado a la reconciliación, un canto a la paz, a la unión y a la esperanza, que desde 1913 entonan los chiapanecos con fervor cívico y patriótico.

La letra del Himno del Estado de Chiapas es la siguiente:

Himno del Estado de Chiapas
CORO
¡Compatriotas, que Chiapas levante
una oliva de paz inmortal,
y marchando con paso gigante
a la gloria camine triunfal! (Bis)
ESTROFA I
Cesen ya de la angustia y las penas
los momentos de triste sufrir;
que retornen las horas serenas
que prometen feliz porvenir.
Que se olvide la odiosa venganza;
que termine por siempre el rencor;
que una sea nuestra hermosa esperanza
y uno sólo también nuestro amor.
ESTROFA II
Contemplad esos campos desiertos
que antes fueron florido vergel.
Están tristes, y mudos, y yertos,
arrasados por la lucha cruel.
No la sangre fecunda la tierra,
ni al hermano es glorioso matar.
Si es horrible entre extraños la guerra,
a la patria es infame acabar.
ESTROFA III
Chiapanecos, la paz os reclama,
y el trabajo también y la unión.
Que el amor como fúlgida llama
os inflame el viril corazón.
Vuestro arrojo guardad, quizá un día
una hueste extranjera vendrá.
¿Quién entonces con gran bizarría
de la patria el honor salvará?
ESTROFA IV
Chiapanecos, unid vuestras manos
y un anhelo tened más:
de estimarnos cual nobles hermanos
sin pensar en los odios jamás.
No haya un pueblo que sea tenebroso
en la tierra que viónos nacer.
Que de Chiapas el nombre glorioso
con respeto se diga doquier.

Arriba

Fuente:

Gobierno del estado de Chiapas