Bienvenidos a México

Historia del Estado de Chihuahua

El territorio del actual Estado de Chihuahua estuvo habitado durante la época prehispánica por tribus americanas conformadas por: apaches, comanches, tarahumaras, tobosos, pimas, guarojíos, tepehuanes, ópatas, conchos, julimes, tapacolmes, tubaris, guazaparis, chínipas y otros. Las cuales opusieron feroz resistencia a la ocupación de sus territorios por parte de los colonizadores españoles.

Los primeros europeos que pisaron tierra chihuahuense fueron los dirigidos por el conquistador español Álvar Núñez Cabeza de Vaca alrededor del año 1533, cuando llegaron a la desembocadura del rio Conchos sobre el río Bravo del Norte.

En 1562 Chihuahua junto con los actuales estados de Durango, Sonora, Sinaloa y parte de Coahuila conformaron el Reino de Nueva Vizcaya cuyo primer Gobernador y Capitán General fue Francisco de Ibarra.

La resistencia indígena hizo lenta la colonización y obligó a que esta se hiciera a través de expediciones armadas y al amparo del descubrimiento de nuevas minas, entorno a las cuales se fundaron poblaciones y misiones religiosas.

El 4 de diciembre de 1786, a raíz de las reformas Borbónicas, se expide la Real Ordenanza de Intendencias expedida por el rey Carlos III, con la que se dividió administrativamente el Virreinato de la Nueva España en 12 Intendencias, una de ellas, la Intendencia de Durango o Nueva Vizcaya.

En 1811 la Villa de Chihuahua, por ser la sede oficial del Comandante General de las Provincias Internas, fue testigo de la ejecución de los caudillos de la insurrección independentista liderada por el Cura Miguel Hidalgo y Costilla. Fueron capturados el 21 de marzo en Acatita de Baján (Coahuila) y fusilados, Ignacio Camargo el 6 de mayo; Ignacio Allende, Mariano Jiménez, Juan Aldama y Manuel Santamaría, el 27 de julio y el Libertador de México, Miguel Hidalgo y Costilla el 30 de julio.

En 1812 con la promulgación de la Constitución de Cádiz, la Intendencia de Nueva Vizcaya quedó incorporada a las Provincias Internas Occidentales que comprendía además, a la intendencia de Arizpe y los gobiernos de Nuevo México, Baja California y Alta California. Esto fue solo hasta 1814 cuando se restableció el absolutismo y se restauraron las intendencias.

En 1820 se restauró el régimen constitucional y nuevamente la Intendencia pasó a ser parte de las Provincias Internas Occidentales, pero solo hasta 1821 cuando las Cortes españolas constituyeron todas las Intendencias en Provincias.

Después de consumada la independencia de México, los días 3 y 4 de noviembre de 1822 en San Felipe el Real de Chihuahua, capital de la Provincia de la Nueva Vizcaya, se proclama la lealtad al Emperador de México, Agustín de Iturbide.

El 19 de julio de 1823, el Congreso Nacional divide a la Nueva Vizcaya en dos Provincias: Chihuahua y Durango. La Villa de Chihuahua recibe la categoría de Ciudad.

El 31 de enero de 1824 mediante el acta constitutiva de la Federación, el Congreso Nacional, define a la Nación como República Federal Representativa. Se conformó con 19 estados, entre los cuales estaba el Estado Interno del Norte, constituido por las Provincias de Durango, Chihuahua y Nuevo México.

El 6 de julio del mismo año Chihuahua pasó a ser Estado de la Federación y el 8 de septiembre se instaló el primer Congreso Constituyente del Estado, en el que se designó como primer gobernador del estado a José Ignacio de Urquidi y se estableció la forma de gobierno republicana y federal con división de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. El 7 de diciembre de 1825 se expidió la primera Constitución Local.

Arriba

Fuente:

Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal INAFED