Bienvenidos a México

Historia del Estado de Guanajuato

Los pobladores más antiguos del Estado de Guanajuato, fueron los Chupícuaros, que dominaron la parte meridional del Bajío. Posteriormente lo habitaron la tribu Otomí, la cual fue desplazada por las tribus Chichimeca y Purépecha. Esta última tuvo dominio en el suroeste del territorio. Los españoles a su llegada encontraron asentados a estas dos tribus.

Los primeros españoles en pisar el territorio estatal hicieron parte de la expedición de Cristóbal de Olid que en 1522 llegó al sur del estado a Yuririhapúndaro y Pénjamo. En 1526 fue fundado Acámbaro, el primer pueblo español en Guanajuato.

En el año de 1542, al concederse la merced para estancias ganaderas en Apaseo y Chamácuaro, se inició la colonización de la región oriental de Guanajuato. En 1555 fue fundada La Villa de San Miguel el Grande por Ángel de Villafaña. En 1557 se estableció el poblado de Santa Fe y Real de Minas de Quanaxhuato, para explotar los ricos yacimientos de plata. En 1576 fue fundada la Villa de León para contrarrestar las incursiones de los indígenas. En 1590 fue fundada La Villa de San Luis de la Paz para celebrar el pacto de Paz entre españoles y Chichimecas.

La colonización y crecimiento de la población se dio en torno a la explotación de los ricos yacimientos mineros descubiertos en 1552. Para el siglo XVII Guanajuato se había convertido en el centro de extracción de plata más importante del mundo.

A partir de 1548 cuando se creó la Real Audiencia de Guadalajara, la Nueva España quedó dividida en dos reinos: Reino de Galicia y Reino de México. Guanajuato junto con Tlaxcala, Puebla, Queretaro, Oaxaca y Michoacán, conformaron el Reino de México.

En 1600 la Nueva España se dividió en 23 Provincias Mayores de las cuales 5 formaban el Reino de México. Guanajuato quedó incluido en la Provincia Mayor de Valladolid (Michoacán).

En 1786, a raíz de las reformas Borbónicas, se expide la Real Ordenanza de Intendencias expedida por el rey Carlos III, con la que se dividió administrativamente el Virreinato de la Nueva España en 12 Intendencias, una de ellas, la Intendencia de Guanajuato, abarcando cinco alcaldías mayores.

El 16 de Septiembre de 1810 por la madrugada, en Dolores, el cura Don Miguel Hidalgo y Costilla proclamó la independencia de México. Levantado en armas formó el Ejercito Insurgente y el 30 de Septiembre ocuparon la ciudad de Guanajuato. Los insurgentes se dirigieron a Valladolid (hoy Morelia) sumando personas a la causa y llegando a engrosar un ejército de 70.000 personas. Luego se dirigieron a la Ciudad de México pero decidieron no tomarla y se retiraron a Guadalajara. De allí se dirigieron al Norte para llegar a Estados Unidos y comprar armas pero fueron traicionados y capturados en Coahuila.

En 1812 con la promulgación de la Constitución de Cádiz, la Intendencia de Guanajuato quedó incorporada a la Provincia de Nueva España que comprendía además a las intendencias de México, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Querétaro y San Luis Potosí. Esto fue solo hasta 1814 cuando se restableció el absolutismo y se restauraron las intendencias.

En 1820 se restauró el régimen constitucional y nuevamente la Intendencia pasó a ser parte de las Provincia de Nueva España, pero solo hasta 1821 cuando las Cortes españolas constituyeron todas las Intendencias en Provincias.

En 1821 los jefes militares Luis de Cortázar y Anastasio Bustamante se adhirieron al Plan de Iguala, y el 24 de marzo ocuparon la ciudad de Guanajuato. El 8 de Julio de 1821, se juró la independencia de México en toda la provincia de Guanajuato.

Para 1824, el Congreso Constituyente de México, en el que se jura el acta constitutiva de la federación, da a la entidad el nombre de Estado Libre y Soberano de Guanajuato. El 25 de marzo de 1825 se instaló el primer Congreso Constituyente del Estado y el 14 de abril de 1826 se expidió la primera Constitución Local.

Arriba

Fuente:

Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal INAFED