Bienvenidos a México

Las Órdenes Mendicantes

Se les llamó órdenes mendicantes por su característica de recurrir humildemente al apoyo económico de la gente para vivir el voto de pobreza y cumplir su misión evangelizadora. Los religiosos mendicantes renunciaban a la posesión de bienes materiales y vivían de la caridad.

La Corona Española con el beneplácito del Papado, designó a las órdenes mendicantes para llevar a cabo el proceso de evangelización en la Nueva España. Los religiosos de estas órdenes estaban calificados para esta labor ya que poseían una trayectoria misional desde hacía varias décadas en territorios recuperados a los musulmanes.

Para el desarrollo de su misión evangelizadora les fueron otorgadas atribuciones especiales como la posibilidad de impartir sacramentos y la administración de fondos económicos propios basados en el establecimiento del Regio Patronato Indiano.

Las órdenes mendicantes fueron el instrumento de evangelización de los nativos pero la misión evangelizadora que recayó sobre estos frailes implicó no solamente la enseñanza de la religión católica sino también la transmisión de la cultura occidental. Procuraron implantar entre los nativos el estilo de vida europeo con alfabetización, enseñanza de artes y oficios, urbanismo, legislación y orden social.

Las primeras y más destacadas órdenes mendicantes en llegar a la Nueva España fueron los franciscanos, dominicos y agustinos. Quienes tuvieron que hacer gala de su férrea vocación pastoral para poder sortear los bastos desafíos que implicó el llevar a cabo la misión asignada.

Fuente:

La Evangelización en el Nuevo Mundo