Bienvenidos a México

Restitución de los Jesuitas en México

No se contentó el monarca borbón con la expulsión de los jesuitas sino que forzó la supresión pontificia. Junto con los reyes de Francia y Portugal presionaron al Papa Clemente XIV quien mediante el breve Dominus ac Redemptor suprimió la Compañía de Jesús el 21 de julio de 1773.

La compañía fue suprimida pero no extinguida. Un reducto perduró en Rusia amparado por la emperatriz Catalina II debido a la calidad de la educación moderna que los jesuitas dictaban en las universidades de su territorio. Allí les proporcionó asilo y una base para la reagrupación. Muchos ex jesuitas se reincorporaron y la Compañía de Jesús experimentó un paulatino y progresivo desarrollo.

Durante su cautividad en Francia a manos de Napoleón, el Papa Pío VII había resuelto restaurar la Compañía de Jesús y así lo hizo tras su regreso a Roma. El 31 de julio de 1814 mediante la bula Sollicitudo omnium ecclesiarum, la restauró universalmente. Un año después, en 1815, la Orden fue restablecida en el reino de España por Fernando VII. La restauración universal fue vista como una respuesta a la amenaza que representaban la masonería y los liberales, quienes eran vistos en ese entonces como los enemigos de la Iglesia y de las coronas.

El restablecimiento de la Compañía de Jesús llegó al territorio mexicano por instrucciones del Rey Fernando VII. Luego de la restauración regresaron a México un puñado de jesuitas ya ancianos que habían pasado cuatro décadas en el exilio. Vueltos los Jesuitas retomaron poco a poco su actividad educacional y pastoral, especialmente en las ciudades. Si bien pudieron regresar a algunas de sus antiguas misiones o se hicieron cargo de algunas nuevas, ya no recuperaron el papel protagonista, cultural y religioso de los misionero expulsados por Carlos III.

Fuente:

Academia