Bienvenidos a México

Fray Toribio de Benavente

Fray Toribio de Benavente (1491? – 1569)

Nació en Benavente, España entre 1482 y 1491, no se sabe con precisión. Murió en México en 1569. Fue uno de los franciscanos denominado “los doce apóstoles de México” que llegaron a México en 1524. Al llegar a México cambió su nombre a Motolinía que en náhuatl significa “pobrecito”, así les decían los indígenas que los vieron llegar por su humilde forma de vestir y de vivir.

Fue un misionero infatigable, recorrió casi toda la Nueva España y gran parte de Centroamérica catequizando y predicando el evangelio a los indios. En su trajinar fundó y fue guardián de varios conventos y participó activamente en la fundación de la ciudad de Puebla. Fue vicario provincial y posteriormente provincial de su orden.

Dedicó cuarenta y cinco años de su vida a los indios de la Nueva España, a los que amó, comprendió y defendió contra los abusos de los conquistadores. Hecho que le atribuyó la fama de ser uno de los más celosos y piadosos misioneros de aquellos tiempos. A pesar de su profundo afecto por los indios siempre justificó la conquista, promulgo el bautismo masivo y la conversión forzada.

Ver: Más personajes de la Evangelización de México

Fue un hombre enérgico y controversial, que se vio inmerso en varios conflictos con las autoridades políticas por estar en contra del cobro del diezmo a los indios por considerar que estaban cargados con tributos excesivos y que su condición era de extrema pobreza. También tuvo conflictos con miembros de otras órdenes misioneras, en particular con el dominico Bartolomé de Las Casas con quien tuvo profundas diferencias.

Fue un buen conocedor del idioma, costumbres y pasado indígena, lo que le permitió escribir obras que hoy en día siguen siendo claves para el entendimiento de la historia y cultura indígena, así como de los comienzos de la cristianización. Entre sus obras se destacan Historia de los indios de la Nueva España y los Memoriales.

Falleció en el convento de San Francisco de México el 9 de agosto de 1569. De los Doce apóstoles primeros de México, él fue el último en morir. Está sepultado en Cañada Morelos, Puebla.

Fuente:

Franciscanos.org