Bienvenidos a México

Biografía de Vicente Fox Quesada

Presidente de México de 2000 a 2006

Empresario, político y 62° presidente de México. Desempeñó la presidencia de la República durante el sexenio comprendido entre el 1 de diciembre de 2000 y el 30 de noviembre de 2006. Fue el primer presidente de oposición después de 71 años de hegemonía del Partido Revolucionario Institucional PRI.

Nació en Ciudad de México el 2 de julio de 1942. Hijo de padre mexicano por nacimiento y de madre española naturalizada mexicana. Fue el segundo de nueve hermanos, junto a los cuales se crió en la hacienda familiar situada en el municipio de San Francisco del Rincón, estado de Guanajuato. Se educó en colegios privados de doctrina católica bajo la tutela de los hermanos lasallistas y jesuitas. A mediados de los años sesenta realizó sus estudios de licenciatura en administración de empresas en la Universidad Iberoamericana pero solo se tituló hasta marzo de 1999.

Ver: Otros Presidentes de México

En 1965 se vinculó a Coca Cola donde realizó una exitosa carrera. Inició como distribuidor local y en tan solo 11 años llegó a convertirse en presidente de la división de América Latina. En 1979 se retiró para dedicarse a sus propios negocios.

En 1987 se adhirió al Partido Acción Nacional (PAN) y en 1988 se presentó como candidato a la diputación federal por el III Distrito Electoral Federal de Guanajuato, resultando electo. El 20 de diciembre de 1990 presentó una iniciativa de reforma constitucional al artículo 82 para suprimir el requisito de ser hijo de padres mexicanos por nacimiento para ocupar la presidencia de la república; la cual fue aprobada y entró en vigencia a partir del 31 de diciembre de 1999. Antes de esta reforma estaba impedido constitucionalmente para aspirar a la presidencia debido a que su madre no era mexicana de nacimiento.

Vicente Fox Quesada
Vicente Fox Quesada

En 1991 contendió por la gobernación del Estado de Guanajuato sin alcanzar el cometido; pero en 1995 en elecciones extraordinarias, se volvió a postular y esa vez sí resultó electo. A dos años de ocupar la gobernación, en 1997, anunció anticipadamente su postulación a la presidencia de la Republica y aunque no era de la baraja del PAN, terminó por imponer su candidatura sobre la base de las preferencias electorales que lo favorecían. Así, el 14 de noviembre de 1999 fue designado oficialmente como candidato presidencial por el PAN.

Durante su campaña enarboló la bandera del cambio y se presentó como la mejor opción para poner fin a la viciada maquinaria política del Partido Revolucionario Institucional que había regido el destino del país durante los últimos 70 años. Hacía referencia a los priistas como “víboras prietas y tepocatas” y prometió que los aplastaría con sus botas vaqueras y los sacaría de Los Pinos. En las elecciones presidenciales del 2 de julio del año 2000, logró un histórico triunfo al obtener la victoria con el 42.5% de los votos.

A pesar de sus promesas de campaña, dentro de su gabinete inicial, solo seis miembros fueron panistas, dejando las secretarías más importantes en manos de independientes y la de hacienda en manos del PRI. Además, desde el nivel de subsecretarios hacia abajo, conservó el andamiaje burocrático heredado de sus predecesores, dejando intactas sus estructuras viciadas, junto con sus redes de corrupción.

Otro factor determinante que truncó las esperanzas de cambio depositadas en él, fue su reducido respaldo político en el congreso. Al no contar con el apoyo suficiente dentro de la cámara de diputados ni en el senado, las tres reformas más importantes que había planteado para su mandato (fiscal, energética y estatal) fueron bloqueadas, imposibilitando así sus prometidas “reformas estructurales”.

Quedó también en deuda al no poder resolver el conflicto del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el cual había prometido resolver en “15 minutos”; ni el crecimiento prometido del 7% anual del PIB, pese al favorable precio del petróleo en los mercados mundiales; ni la construcción del nuevo aeropuerto para la Ciudad de México, cuyo emprendimiento produjo la resistencia por parte de los pobladores de los municipios de Atenco y Texcoco, ante la tentativa de expropiación de sus tierras y que fue violentamente reprimida por la fuerza pública.

Como resultados positivos se dio la sistematización para facilitar los procesos de declaraciones de ingresos y la atención al contribuyente, se consiguió aprobar la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública que dio origen al IFAI (Instituto Federal de Acceso a la Información Pública), se instituyó el Seguro Popular para brindar protección social en salud a los más pobres y se realizó la construcción de la “mega” biblioteca José Vasconcelos.

Al concluir su mandato entregó la banda presidencial al también panista, Felipe Calderón Hinojosa. Desde entonces se dedica a operar el Centro Fox ubicado en los alrededores de su rancho en San Cristóbal, Guanajuato; el cual cuenta con un centro de Estudios, Biblioteca y Museo. Es miembro del Club de Madrid (organización que reúne a más de 100 ex jefes de Estado y de gobierno) y dicta conferencias alrededor del mundo.

Su figura ha sido salpicada por las acusaciones de enriquecimiento ilícito y de apropiación de recursos públicos; al igual que por el escándalo de corrupción y tráfico de influencias de los hijos de su esposa Martha Sahagún.

Ante los medios se ha mantenido vigente por sus polémicas declaraciones a favor de la legalización de las drogas; por su pronunciamiento en 2012 a favor de Enrique Peña Nieto, entonces candidato del PRI, rival de Josefina Vázquez Mota, candidata de su partido, el PAN; por su aseveración de que él ha sido el mejor presidente de México por encima de Benito Juárez; y por sus improperios contra los presidentes Donald Trump y Nicolás Maduro y contra el opositor Andrés López Obrador.

Fuentes:

Sinembargo.mx

economia.com.mx

planeacionestrategica.net