Bienvenidos a México

Establecimiento del Virreinato de Nueva España

El rey Carlos I instauró oficialmente el virreinato de la Nueva España el 8 de marzo de 1535 y nombró como primer virrey a Antonio de Mendoza y Pacheco para que gobernara el territorio mexicano en representación de la corona española e hiciera cumplir las leyes decretadas. La capital del virreinato fue la Ciudad de México establecida sobre la antigua Tenochtitlan.

En el virrey, cuyo término significa etimológicamente “en lugar del rey”, se concentraba todo el poder público. Como representante personal del Rey de España, todas las responsabilidades de la administración pública del virreinato, tanto judiciales como legislativas, recayeron sobre él. Bajo su responsabilidad estaba la organización política y defensa del territorio. Ejecutar las leyes promulgadas en la metrópoli y vigilar los negocios del Estado.

Ver: Más del Virreinato de Nueva España

El virrey gozaba de enorme autoridad y su figura adquirió gran peso e influencia, aún desde la institución misma del estado virreinal. Sin embargo, estaban sometidos a vigilancia permanente por parte de la Corona, quien enviaba periódicamente visitadores los cuales informaban al Rey sobre lo observado.

El Virrey era nombrado y removido libremente por el rey. Al culminar su mandato, debía presentar un informe con el balance de su gestión gubernativa y debía someterse a “Juicio de Residencia” ante el Consejo de Indias. El Virrey estaba obligado a responder por las acusaciones que se le imputaran durante el ejercicio de su gestión.

Entre 1535, fecha de la institución del virreinato, y 1821, al consumarse la independencia, hubo 62 virreyes siendo el ultimo Juan O'Donojú y O'Ryan.

Fuente:

Historiademexicobreve.com