Bienvenidos a México

Leyenda El Tejedor de San Bernardino Contla

Leyenda del Estado de Tlaxcala

El artesano es un creador de cosas bellas. Nuestro pueblo se ha distinguido por ese don de originalidad que el indígena no se dejó quitar ni aun con la colonización que acabó con la mayoría de los símbolos culturales surgidos de este mismo quehacer inspirado.

Hace muchos años, a finales del siglo XIX, se tejió el primer sarape de herraduras en el barrio de Tlacatecpec del pueblo de San Bernardino Contla. Cuentan los viejos de este lugar que como el barrio era tan pequeño, la curiosidad de sus habitantes hizo posible esta leyenda:

Dicen que un día un caballero muy elegante de la población de Apetatitlán subió a visitar al tejedor más sencillo y callado del barrio, quien era famoso por sus trabajos tan originales ya que les había dado gusto a las gentes más exigentes de los alrededores.

El caballero fue de nuevo al siguiente día y así otros más, tantos que la gente se preguntaba qué era lo que quería, que el tejedor no había logrado interpretarle. Cada día contestaba a su cliente, que no lograba ninguna idea para él, que pudiera tejerse en su sarape blanco. El caballero entonces se despedía del tejedor y prometía regresar al día siguiente.

Así, cuando llegó el invierno y el artesano pensaba que no quedaría bien con aquel caballero, sucedió que al otro día en la mañana, en el tiempo en que las heladas son más crudas, heladas negras como les dicen porque cuando los animales quieren tomar agua en los tecajetes la encuentran hecha cristales, y al amanecer hay en el piso y entre la hierba una capa muy delgada de nieve blanca, llegó la inspiración necesaria.

Subió el caballero y, sin bajar de su caballo, tocó la puerta. Salió el viejo tejedor. Por un rato se le quedó mirando y después muy contento le dijo:

"¡Señor! Ya tengo la idea para su sarape blanco".

El caballero entonces bajó de su cabalgadura, la amarró a un árbol y siguió al tejedor hasta su telar. Entonces, vio cómo el artesano empezó a labrar en su sarape blanco las herraduras negras de su caballo. Se dio cuenta el caballero que las huellas de su caballo sobre la nieve allá afuera habían sido el motivo de la inspiración. Así fue como se convirtió el sarape blanco de herraduras negras en una prenda de gala necesaria. Además, los colores que tenían daban a conocer el tipo de borregos que había en el estado de Tlaxcala, que eran de colores negro y blanco, ya que el color café era escaso y era más propio para las mujeres.

Fuentes:

www.tlaxcala.gob.mx