Bienvenidos a México

Leyenda La laguna de Tuxpan

Leyenda del Estado de Guerrero

Alguna vez la laguna no existía, su lugar lo ocupaba el mercado y justo en el centro había una hermosa parroquia, la más grande en miles de kilómetros con un acabado estilo barroco.

Todos sus habitantes estaban llenos de alegría llevaban una vida basada en paz y tranquilidad sobrevivían cultivando maíz y calabaza.

Hasta que en época de lluvias el cielo continuaba nublado y las precipitaciones no cesaban, los terrenos llenos de matas que apenas asomaban por encima de la tierra se pudrieron al no poder consumir tanta humedad el pueblo cayó en una desesperación profunda e intento recurriendo a todos los métodos posibles incluyendo orar y pedir intervención divina. El padre de aquella iglesia tan hermosa era un viejo que ya tenía bastantes años encima, creía que dejaría de llover pronto así que nunca abandonó su puesto tan importante que se le había asignado, al contrario, todos los de más habitantes de este pueblo llamado Tuxpan huyeron a las orillas de este, donde era más alto el relieve contemplando así como las lluvias torrenciales destruían al que fue su hogar por mucho tiempo, ahogando todas y cada una de sus propiedades, sus negocios.

Aquel padre obstinado que nunca quiso salir de la parroquia se percató de lo que sucedía muy tarde, cuando quiso escapar el agua le llegaba arriba del cuello, ya era demasiado viejo y no pudo nadar hasta la orilla, varios hombres nadaron hasta la parroquia para brindarle ayuda pero solo lograron sacar del agua su cuerpo sin vida.

En algunas ocasiones en tiempo de sequía a veces y solo a veces se alcanza a observar la cruz de aquella parroquia la que era una majestuosa construcción.

Fuentes:

Mitos y Leyendas del estado de Guerrero