Bienvenidos a México

Leyenda La mujer de la serpiente

Leyenda del Estado de Tabasco
Por: Ramón Mendoza Herrera

En la plazuela conocida como de La Concepción, que hace muchísimos años formaban las calles Vicente Guerrero e Independencia, del viejo barrio de La Punta en la ciudad de Villahermosa, vivió una señora llamada doña Beltrana, madre de una joven de nombre María Violeta, quien era ligera de cascos, por lo que su madre la castigaba a punta de latigazos cuando volvía a casa después de sus nocturnas correrías, sin que lograra encaminarla por la senda de la honestidad.

Una noche que María Violeta regresó a su hogar sin haber saciado sus apetitos sexuales, cuando la madre se disponía a imponerle el castigo de rigor, se rebeló contra ella y arrebatándole el látigo se dispuso a usarlo en su contra, pero ante sus aterrorizados ojos y los de su madre, dicho látigo se convirtió en una enorme serpiente que se le enroscó en el cuerpo, quebrándole todos los huesos a su prostituido cuerpo, al que dejó hecho una masa informe y ensangrentada; y reptando, se sumergió en las aguas del cercano río Grijalva donde desapareció.

Ante aquel hecho sobrenatural, doña Beltrana quedó muda de espanto y así vivió durante varios meses, pero antes de morir recobró el habla y pudo confesar la causa de la muerte de su hija, a la que la gente del barrio de La Punta, le llamó desde entonces, "la mujer de la serpiente".

Moraleja: todos, hijos e hijas debemos portarnos bien, respetar siempre y nunca, por ningún concepto, levantar la mano contra nuestros padres, pues la serpiente de esta leyenda vive en el cauce del río Grijalva y puede volver a salir, para ajustarle cuentas a los malos hijos.

Fuentes:

libro "Villahermosa en otoño"