Bienvenidos a México

Leyenda No solo los perros lamen

Leyenda del Estado de Campeche

Ésta era una niña, la hija de los presidentes del poblado de Hool. Era una niña que no tenía hermanos, sus padres al ser los presidentes salían muy seguido a los eventos del pueblo. La niña se sentía muy sola, ella se los hizo saber a sus padres quienes la comprendieron muy bien y decidieron comprarle un perro.

El perro y la niña se hicieron muy buenos amigos, ella lo cuidaba todo el tiempo de cualquier peligro. La niña lo quería tanto que hasta lo dejaba dormir en su cuarto con ella.

Todas las noches el perro le lamía una mano como señal de que él estaba ahí con ella. Una noche, los padres de la pequeña tuvieron que salir a un evento en la noche relacionado con las costumbres del pueblo; a lo que la pequeña ya se había acostumbrado, esa noche era especialmente oscura y fría, como las demás noches ella sintió la lengua de su cachorro pasar por su mano, cosa que la hizo tranquilizarse.

Al despertarse, aterrada vio a su lado el cuerpo de su perro sin vida, cubierto de sangre y en su espejo había un escrito con la misma sangre que decía: "no sólo los perros lamen"…

Actualmente aquella niña vive en un manicomio, con su rostro pálido recordando todas las noches aquella en la que su fiel amigo murió.

Fuentes:

LEYENDAS DE CAMPECHE