Bienvenidos a México

Leyenda La Calle del Niño Perdido

Leyendas Urbanas

Leyenda de la Ciudad de Mexico

Cuenta la Leyenda que en el año de 1659 llegó a la Nueva España, procedente del reino de Castilla, un joven escultor de nombre Don Enrique de Verona, contratado por el virrey Don Francisco Hernández de la Cueva para hacer el altar de los Reyes en la catedral de México.

Una vez completada la obra, se dispuso a hacer los preparativos para su viaje de regreso a casa con la ilusión de cumplir su compromiso con la mujer que amaba. Pero para sorpresa suya, en vísperas del viaje conoció accidentalmente a una hermosa doncella de quien, sin proponérselo, quedó prendido su corazón.

Leyenda la calle del niño perdido
Leyenda la calle del niño perdido

Este encuentro, con Estela de Fuensalida, como se llamaba la bella doncella, cambiaron los planes del joven escultor, quien de cualquier excusa se valió para posponer su viaje y promover su reencuentro. El amor entre estos dos floreció sin importar que para su unión, tuviesen que romper, él con su prometida en Cádiz y ella con su prometido, un viejo platero de nombre Don Tristán de Valladares, a quien este agravio no le causo gracia alguna y prometió vengarse.

La pareja contrajo nupcias y al año, había nacido ya su primer retoño, un hermoso niño digno espejo de sus padres. Pasó algún tiempo cuando una noche de Diciembre de 1665, finalmente el viejo Tristán cumplió su promesa de venganza prendiendo fuego a la casa donde vivía la feliz familia.

En medio de la confusión que produjo el fuego, lograron salvar sus vidas pero perdieron de vista a su pequeño hijo. Pronto el llanto del niño delató las oscuras intensiones del viejo Tristán, quien lo había raptado y procuraba evadirse con él. El padre respaldado por las gentes que llegaron a su socorro, lograron recuperar al niño y frustrar las intenciones del viejo desdichado.

Las personas que escucharon a Estela rogar al cielo por su niño perdido, llamaron a la calle donde ocurrió el suceso, La Calle del Niño Perdido. Ver: Otras Leyendas de la Ciudad de México

Fuentes:

Tomado del libro “Leyendas y Tradiciones relativas a las calles de México”, 1894, páginas 46 a 51.
Relatado por: Fernando Martinez