Bienvenidos a México

Leyendas El Canancol

Leyenda del Estado de Campeche

Cuenta la leyenda que el Canancol era un muñeco encargado de proteger los cultivos contra los ladrones al acecho. Pero no era un muñeco común; cuando llegaba la noche tomaba fuerzas y rondaba por todo el sembrado. Si alguien se acercaba era repelido a piedra por el Canancol, castigando así al intruso o al ladrón.

El Canancol era hecho con cera de abeja y se revestía con hojas de mazorcas; los ojos eran frijoles, los dientes eran maíces y las uñas frijoles blancos. Mediante un ritual realizado por un hechicero se conjuraba al muñeco con la sangre del dueño del plantío para que lo obedeciera solo a él. Como arma para cumplir con su labor le colocaba una piedra en la mano derecha.

El dueño, al llegar al cultivo, tomaba sus precauciones y antes de entrar le silbaba tres veces, señal convenida; despacio se aproximaba al muñeco y le quitaba la piedra de la mano; trabajaba todo el día, y al caer la noche, volvía a colocar la piedra en la mano del Canancol, y al salir silbaba de nuevo. Cuando caía la noche, el Canancol recorría el sembrado y hay quienes aseguraban que para entretenerse, silbaba como el venado.

Fuentes:

Leyenda tomada del libro "El alma de Campeche en la leyenda maya" de Elsie Encarnación Medina E.