Bienvenidos a México

Leyenda de la Tepexinola

Leyenda del Estado de Morelos

Cuenta la leyenda que el guerrero azteca conocido como Popocatépetl huyó con la hija y el pequeño nieto del Nevado de Toluca. Enfurecido por esta acción, el Nevado de Toluca, maldijo a su hija, diciendo que en el momento en que ella volviera su mirada hacia el sitio que había abandonado, ella y su descendencia se convertirían en piedra.

El largo camino obligó a Popocatépetl a llevar entre sus brazos a la bella joven con su pequeño hijo, pero al llegar a los alrededores de Amatlán, decidieron tomar un descanso. La joven caminó hacia los matorrales y para no extraviarse dejó su rebozo, mientras Popocatépetl se quedó a cargo del cuidado del niño. Sin embargo en un descuido la joven volvió la mirada hacia el sitio que había dejado y en ese instante ella y su hijo quedaron transformados en piedra. Popocatépetl presencio con impotencia como el niño se iba transformando en piedra y al no regresar su amada, presintió que lo mismo le había sucedido a la bella joven.

En el sendero se puede apreciar una extraña roca en forma del cuerpo de un bebe colocado boca abajo y un camino de piedra que simula un rebozo el cual lleva al cerro en forma de mujer.

Originalmente el nombre de la Tepexinola era Cihuatltepetl del náhuatl "cihuatl" mujer y "tepetl" cerro; es decir "cerro de la mujer". Cuando los españoles llegaron a estas tierras y al no poder pronunciar Cihuatltepetl derivó en el vocablo Tepexinola. Cihuatltepetl tenía su teocali donde los habitantes se reunían para rendirle culto, sin embargo con la conquista espiritual que llevaron a cabo los españoles, el templo fue destruido y en su lugar se construyó una iglesia, de esta manera la imagen de Cihuatltepetl fue sustituida por la figura católica de Santa María Magdalena.

Actualmente, Tepexinola ha adquirido gran popularidad entre las parejas que no han podido concebir un hijo. Es por ello que este sitio es visitado frecuentemente por matrimonios que participan en un ritual, donde primero reciben una "limpia" y luego, en un pequeño hueco formado por unas rocas, colocan una pequeña ofrenda que consiste en un ramo de flores y juguetes. Si la pareja desea tener un niño se le ofrenda a Tepexinola pelotas y carritos; si desean una niña se le ofrecen muñecas y dulces. Para finalizar el ritual, la pareja se une en oración y devotamente, solicitan el milagro para convertirse en padres.

Fuentes:

Amatlán de Quetzalcóatl