Bienvenidos a México

Leyenda La Cadena que Arrastra el Perro fusilado en Riva Palacio

Leyenda del Estado de Chihuahua

Cuenta la leyenda que Pancho Villa, en su paso por San Andrés, reclutaba a gente para unirse a la bola y luchar por la causa. Pero un telegrafista no se unía a su cuadrilla, pues cuando Pancho le insistía, este descansar era lo que quería, entonces Pancho Villa, lo mando fusilar, "¡pa que en el panteón descanse la eternidad!", dijo.

Al momento del fusilamiento el perro propiedad del desdichado, se interpuso ferozmente entre el sentenciado y la cuadrilla de verdugos que debían cumplir con su ejecución… por lo que se dio orden de que fuese encadenado…

Entre forcejeos y ladridos, el fiel canino insistía con ahínco en proteger la vida de su amo. Antes de escucharse la orden de “Fuego”, este logró romper las cadenas que lo sujetaban y corrió intrépido hacia su amo.

Sonaron los estruendosos fusiles y tras ellos un perturbador aullido, anuncio de que no solo el telegrafista había sido abatido, sino junto con él, su fiel amigo. Se escuchó el silbido del ferrocarril y el Centauro del norte, como trashumante perpetuo, se embarcó con sus huestes dejando libre a San Andrés.

Leyenda la cadena que arrastra el perro fusilado en Riva Palacio
Leyenda la cadena que arrastra el perro fusilado en Riva Palacio

Desde ese día a la fecha, por las noches oscuras del mes de junio, se oye la cadena y el lamento del perro pasearse por todo el pueblo; quien lo escucha sabe en ese momento que hasta el viento tiene miedo porque el perro que gime, fue fusilado junto a su amo en el panteón del lugar. Ver: Otras Leyendas de Chihuahua

Fuentes:

Servicios Educativos del Estado de Chihuahua