Bienvenidos a México

Leyenda La Rifa de Santos y el origen de una devoción

Leyenda del Estado de Colima
Por: Miguel Galindo

Erupciones volcánicas, temblores e incendios, son frecuentes. El temblor de 1609 aterrorizó a los habitantes más que a otros, y por tal motivo se procedió a la elección de un santo tutelar de la Villa de Colima que la librara de estos fenómenos.

Se reunió el Ayuntamiento para hacer una "rifa de santos". Iba a comenzar la sesión, cuando un franciscano se acercó al portero de la Casa Consistorial diciéndole que fuera con los regidores y les dijera que pusieran en las cédulas a San Felipe (santo mexicano que fue franciscano), y si resultase electo, les sería buen patrono.

El portero cumplió el encargo, se llegó sigilosamente a cada uno de los munícipes y les pasó el recado del franciscano. Se verificó la rifa y por tres veces seguidas el triunfo fue de San Felipe de Jesús. Se buscó al franciscano que dio el consejo y no se le pudo encontrar; no fue alguno de los existentes en la Villa. Alguien exclamó sorprendido: "El Santo en persona vino a ofrecer sus servicios a la población". Esta noticia corrió luego por todo el vecindario, cuya alegría y entusiasmo llegaron al delirio.

Ayuntamiento y vecinos juraron solemnemente festejar cada año al Santo con las ceremonias de su culto, además con procesiones, carros alegóricos, iluminaciones, etcétera.

Fuentes:

Fragmentos de Literatura Colimense