Bienvenidos a México

Leyenda Mololoa y Sanganguey

Leyenda del Estado de Nayarit

Cuenta la leyenda que, hace ya muchos siglos, antes de la llegada de los conquistadores, nuestro Valle de Matatipac, era habitado por diferentes pueblos gobernados por el Rey Trigomil. Este Rey, ejercía su gobierno con mucho cuidado e impartía la justicia con sobrada nobleza. Tenía una hija muy bella, delgada, morena y de grandes ojos negros, que hacían juego con su gran cabellera lacia. Era tal su hermosura, que de distantes reinos venían a conocerla y solicitaban su mano.

La princesa tenía por nombre Mololoa, y sabedora de los motivos de las personas que la visitaban, había solicitado a su padre que le permitiera a ella escoger a su prometido.

Paso el tiempo, y un día conoció a Tépetl. Tépetl era un joven guerrero de nobles sentimientos y aguda inteligencia. Junto a la Princesa Mololoa pasaba todas las tardes platicando y compartiendo sus sueños y sentimientos e intercambiaban ideas sobre su próximo enlace. Un día, llegó hasta el Rey Trigomil un guerrero corpulento y de recia presencia. Su nombre: Sanganguey. Solicito se le permitiera ver a la princesa y el rey concedió la petición.

Mololoa al escuchar del guerrero sus motivos, le explicó que no podía corresponder a sus sentimientos y por lo tanto, tampoco le iba a recibir los regalos que le ofrecía. Sanganguey respondió a la princesa que aun contra su voluntad sería su esposa, así tuviera que matar. Ella guardo silencio y recordó lo que se hablaba del soberbio guerrero y como era odiado en muchos pueblos por cruel e irrespetuoso de la voluntad de las personas y que se le temía porque tenía poderes sobrenaturales. La princesa Mololoa le pidió se retirase de su presencia.

Al tiempo, se corrió la voz de que la princesa Mololoa y Tépetl unirían sus vidas. Sanganguey al saber esto, exploto en rabia y jurando que impediría la boda grito que la princesa sería suya y que mataría a Tépetl. Fue tanta la rabia y tan fuerte el grito, que hizo temblar a la propia tierra. Y una mañana, con las primeras luces del día, Sanganguey entró a las recamaras de la princesa y la raptó. Al enterarse de este suceso, Tépetl inmediatamente salió a buscar a su amada y a derrotar al terrible Sanganguey. Busco por muchos sitios y por muchos días hasta que los encontró. Les dio alcance y se entablo una batalla cuerpo a cuerpo entre los dos guerreros.

La princesa Mololoa logró librarse y huyó internándose en el bosque. Era tanto su temor y angustia, que se lastimó sus pequeños pies y destrozo sus ropas. Subió a lo alto de una enorme roca y se sentó, triste y temerosa a ver desde la distancia, la lucha que libraba su amado. Sangangüey y Tépetl lucharon sin descanso y con una resistencia extraordinaria. Ambos eran grandes guerreros y ponían todo su esfuerzo en derrotar a su adversario, pues sabían que como premio obtendrían a la princesa.

La furia de Sanganguey era tanta que arrojaba humo por los ojos y fuego por la boca. Tépetl hábilmente esquivaba los golpes y con sagaz inteligencia, inició a arrojar con suma rapidez pequeñas piedras a su agresor hasta lograr cubrirlo completamente. El fuego que salía de la boca de Sanganguey derritió las piedras y quedó prisionero en una gran montaña compacta. Todo el Valle de Matatipac se cubrió de humo y de cenizas que arrojaba Sanganguey desde su cerro-prisión; mientras tanto, Tépetl, buscaba a la princesa Mololoa, pero era tal la lluvia de cenizas que le impedía ver, por lo que sofocó el fuego lanzando una enorme roca a la boca de Sanganguey.

Esa piedra es ahora la que divide en dos el Volcán Sanganguey. Tépetl entonces formó un monte de piedras y desde lo alto de él observaba todo el valle en busca de la princesa, mientras que, agónico, Sanganguey hacia su último esfuerzo para evitar se unieran los enamorados y lanzando una gran bocanada de fuego, alcanzo a Tépetl y lo fundió en las rocas, que forman lo que hoy conocemos como el cerro de San Juan.

La Princesa Mololoa, al observar esta tragedia, comenzó a llorar y sus lágrimas formaron primero un delgado hilo de agua, pero como nunca paró de llorar poco a poco ella misma se transformó en un río de cristalinas aguas que atravesaron todo el Valle de Matatipac, hasta desembocar en las caudalosas aguas del río Santiago. Hoy, todos los habitantes del Valle de Matatipac, vemos a diario a los rivales guerreros, convertidos en el Volcán Sanganguey y Cerro de San Juan, y a la hermosa Princesa Mololoa, que aún sigue llorando, transformada en un río que ahora lleva su nombre.

Fuentes:

http://incombustible.blogspot.com/