Bienvenidos a México

Leyenda El Señor de Maravillas

Leyenda del Estado de Hidalgo

Conocida es en la comarca la gran devoción del Señor de las Maravillas, que tributan no sólo lugareños sino habitantes de sitios distantes, quienes le atribuyen milagrosas acciones. El origen de la prodigiosa imagen se pierde en la bruma de la historia y en la leyenda, aunque no hay relato escrito, la tradición relata que allá por el año de 1806 una Mujer de Atotonilco el Chico llevó a vender al Arenal, una escultura del Santo Cristo.- al que llamaba "El Señor de los Laureles".

Como no hubo quien la comprara, la familia de Don Andrés Pérez organizó una colecta entre los habitantes del poblado, logrando colectar la cantidad de $30.00 pesos con la que se conformó aquella mujer.

De inmediato se inició la construcción de un pequeño santuario que concluido en 1812 fue dedicado al que llamaron "Señor de Maravillas" quien para entonces había obrado ya varios milagros. El más conocido de ellos relata que: "Había un matrimonio en desavenencia, porque mientras el esposo iba a sus labores agrarias, la mujer, infiel, asistía a citas clandestinas con otro hombre a quien le llevaba comida.

No faltó quien la denunciara al marido que, indignado se propuso vigilar a la adúltera, no tardando en sorprenderla; la desventurada consorte que conocía los sanguinarios instintos de su celoso marido y por considerar su culpa, clamó contra la misericordia de "El Señor de los Laureles" y sucedió entonces que al ser interrogada por su esposo sobre el lugar al que se dirigía y el contenido del canasto que llevaba al brazo, le contestó que se dirigía a la ermita llevando maravillas flores. Al enterarse los lugareños del hecho se percataron del milagro que salvó a aquella mujer de una muerte segura y llamaron desde a la imagen "El Señor de las Maravillas", nombre con que se le conoce hasta nuestros días".

El culto de la imagen se arraigó en la comarca y pronto la paupérrima ermita en que se encontraba fue transformada en un suntuoso templo donde se celebra una extraordinaria fiesta el domingo de carnestolendas (Carnaval) y el quinto viernes de la cuaresma (viernes de dolores).

Fuentes:

Hidalguia