Bienvenidos a México

Autoridades Peninsulares durante el Virreinato

El Rey: Era la autoridad suprema con un poder absoluto y sus decisiones eran inapelables. La voluntad real no tenía límites legales y constituía la ley suprema. Gobernaba desde España sin intervenir directamente ya que delegaba su autoridad en las instituciones que actuaban en su nombre. Nunca un rey de España visitó alguna de sus colonias en América.

El Consejo de Indias: Fue creado en 1524 para ser la más alta autoridad después del rey en todo lo concerniente a las posesiones del imperio español en las Américas. Garante del gobierno y la administración colonial, ejerciendo funciones legislativas, financieras, judiciales, militares y de coordinación eclesiástica. Las decisiones, sentencias, leyes y acuerdos del Consejo representaban de la manera más directa la voluntad real. El Consejo proponía al monarca el nombramiento de los cargos de virreyes, presidentes de Audiencias, gobernadores, oidores, fiscales y, en general, todos los puestos significativos en América. Fue suprimido por las Cortes de Cádiz en 1812 y abolido finalmente en 1834.

Ver: Más del Virreinato de Nueva España

La Casa de Contratación: Fue fundada en 1503 con sede en Sevilla para fomentar y regir el comercio entre España y sus posesiones americanas. Tenía atribuciones políticas especialmente en el orden fiscal y de administración judicial en el área mercantil. Fue impulsor poderoso para el conocimiento de la geografía americana y de la ciencia náutica de la época. Con la creación del Supremo Consejo de Indias, la Casa de Contratación quedó como uno de sus departamentos. Fue suprimida en 1790.

Los Visitadores: Eran enviados del rey, investidos de gran autoridad y su labor era la de inspeccionar y revisar la conducta de todas las autoridades, llegando incluso a imponer suspensiones y penas. Generalmente los visitadores eran enviados cuando ocurrían alborotos graves que alteraban el orden público, cuando había sospecha de malos manejos financieros, o cuando estaba en peligro la fidelidad de la colonia al rey.

Fuente:

Mexico Desconocido