Bienvenidos a México

Agustinos en México

Las misiones de Agustinos en la Nueva España inician el 22 de mayo de 1533 con la llegada de siete clérigos provenientes de Castilla y Andalucía. Francisco de la Cruz, que venía como superior, Jerónimo de San Esteban, Juan de San Román, Agustín de Coruña, Juan de Oseguera, Jorge de Ávila y Alonso de Borja.

En su misión evangelizadora los Agustinos hicieron especial énfasis tanto en la formación cristiana para la conversión de los nativos como en su educación. Enseñaron a los indígenas agricultura, oficios útiles para la construcción y les enseñaban a leer, escribir, contar y cantar. Buscaron como propósito proteger la dignidad del indígena dentro del marco de los principios cristianos.

De resaltar es el gran número de religiosos originarios de la Nueva España que se formaron dentro de la orden de los Agustinos demostrando la confianza que estos tuvieron en el potencial espiritual de los nativos. A partir de 1577 ya no fue necesario solicitar religiosos de España. En ese entonces llegaron a tener 46 conventos y 212 agustinos; número que se duplicó al final del siglo con un total de 76 conventos.

Los Agustinos extendieron su acción evangelizadora a territorios en los que no habían llegado las demás órdenes, siguiendo tres rutas: al sur, los actuales estados de Morelos, Guerrero y Puebla; al norte, entre los indios otomíes de Hidalgo y al oeste, la región de los tarascos, en Michoacán. Cubrir estas regiones demando una mayor esfuerzo por la dificultad del terreno, por el menor desarrollo de los nativos y por la diversidad de lenguas. Pese a esto, los Agustinos se destacaron por su capacidad para fundar pueblos, civilizarlos y administrarlos.

Fuente:

Marcas de Fuego