Bienvenidos a México

Dominicos en México

Los primeros misioneros dominicos desembarcaron en Veracruz el 23 de junio de 1526. El grupo estaba conformado también por doce frailes liderados por Tomás Ortiz. Fatalmente las enfermedades cobraron la vida de la mayoría y a los dos años solo quedaban tres frailes.

En 1528 arribó un segundo grupo de dominicos conformado por veinticuatro frailes quienes establecieron sus misiones en Oaxaca y Chiapas. Su gestión estableció las bases para el desarrollo de la misión pastoral de la Orden con la creación de cuatro provincias novohispanas: "Santiago de México (1532); San Vicente Ferrer de Chiapas y Guatemala (1551); San Hipólito Mártir de Oaxaca (1592), y San Miguel y los Santos Ángeles de Puebla (1656)

Los frailes Dominicos pronto fueron estableciendo conventos de estudio ubicados en las ciudades de México, Oaxaca y Puebla en donde aprendían las lenguas indígenas, escribían gramáticas y catecismos y formaban los religiosos que surgían en la Nueva España. Desde estos salían los frailes a los conventos de misión diseminados por los más lejanos territorios.

Los conventos de misión se establecieron donde había población indígena para convivir con ellos, conocer sus costumbres y su lengua, enseñar oficios y, sobre todo, ser ejemplos de vida cristiana. Se establecieron estratégicamente formando rutas, que les permitiera recorren las diferentes regiones a su cargo. La distancia entre uno y otro convento debía ser de una jornada de camino a fin de servir de hospedaje para quienes transitaban entre ellos.

Los conventos dominicos se extendieron principalmente hacia el sur a lo que ellos mismos denominaron las naciones mexica, mixteca y zapoteca. En menos de cincuenta años cubren todo el actual territorio del Estado de Oaxaca. Solo hasta los inicios del siglo XVII comienzan a extenderse hacia el norte de México, al actual estado de Zacatecas.

Fuente:

Diccionario de Historia Cultural de la Iglesia Católica en América